miércoles, febrero 28, 2024

Más pobreza: anunciaron una fuerte devaluación y suba de tarifas

Tras varias idas y vueltas con la grabación del video, el ministro de Economía, Nicolás Caputo, anunció este martes el primer paquete de medidas de ajuste económico del gobierno de Javier Milei que implican una fuerte devaluación del peso con respecto al dólar, suba de tarifas en servicios por quita de subsidios, recortes en el Estado y el fin de la obra pública. Las políticas impactarán directamente en el crecimiento de la inflación, según admitió el propio funcionario, que adelantó un refuerzo de la ayuda social.

Dos días después de la asunción del nuevo gobierno, el titular de Palacio de Hacienda dio a conocer el alcance de la “motosierra” de Milei con un video grabado en dos oportunidades, al cierre de una jornada frenética en el poder que comenzó con una serie de reuniones de Gabinete que encabezó el mandatario en la Casa Rosada.

Fueron diez medidas las que anunció Caputo en menos de 20 minutos. La más importante tiene que ver con “el sinceramiento del tipo de cambio oficial”: cada dólar va a costar 800 pesos, un salto del 100% con respecto a la cotización de la última jornada cambiaria antes del arribo de Milei al poder. Como la cotización minorista es el que toma de referencia la economía formal, habrá un impacto directo en toda la cadena de precios, que a la larga implicará un aumento también de la pobreza porque no los ingresos quedarán retrasados. “Vamos a estar durante unos meses peor que antes, particularmente en términos de inflación”, admitió el ministro.

La otra medida de impacto directo en el bolsillo será la suba de tarifas en la luz y del boleto de colectivos y trenes. Caputo lo planteó como la “reducción de subsidios a la energía y al transporte”.

En su rosario de medidas, Caputo confirmó las que ya se conocían como la no renovación de los contratos laborales “que tengan menos de un año de vigencia” en el marco del Estado, la suspensión de la pauta del gobierno nacional por un año y la reducción de ministerios y secretarías. Además anunció que se reducirán “al mínimo las transferencias discrecionales a las provincias” y que el Gobierno “no va a licitar más obra pública nueva”. Y anticipó se va a “reemplazar el sistema de importación” conocido como SIRA, para “el que quiera importar que lo haga”.

En cuestiones sociales dijo que se va a “mantener los planes Potenciar Trabajo de acuerdo al presupuesto 2023”, actualmente en $73.000 por una contraprestación de cuatro horas de trabajo diario en cooperativas administradas por las organizaciones sociales, municipios, provincias y hasta la Iglesia. Caputo dijo que a partir de ahora será “sin intermediarios”.

El ministro también anticipó que se va a multiplicar el monto tanto de la Asignación Universal por Hijo al 100% y de la tarjeta Alimentar al 50%, que el Estado paga directamente a sus beneficiarios. La AUH superaría los $40 mil –actualmente es de $20.661-. Y la partida alimentaria depende de la cantidad de hijos a cargo: actualmente por un hijo es de $22.000; con dos hijos, $34.500, y con 3 hijos o más, $45.500.

Caputo tuvo que grabar dos veces su anuncio desde su despacho de Hacienda, que tuvo el sugestivo título de “Paquete de urgencia económica”. La transmisión rozó la desprolijidad, ya que la primera versión fue realizada cerca de las 15 y se pautó para que se emitiera a las 17.30 en la cuenta de la Casa Rosada de YouTube. Pero a los pocos minutos el link no funcionó y se reprogramó quince minutos; luego volvió a caerse el vivo y finalmente se emitió a las 19 desde la cuenta de X del ministerio. Pero ya entonces era un segundo video: al borde de las 17 se los vio entrar a la sede de Economía a los asesores de comunicación mileísta Santiago Caputo –a su vez primo del ministro– y Santiago Oría –cineasta–, que fueron los encargados de la grabación y regrabación.

En su reconocimiento sobre la creciente inflación que se avecina -ya Milei había planteado un futuro de “estanflación”, que es la combinación de nulo crecimiento económico más suba de precios- Caputo dijo que “es el camino correcto”. “Hay una inflación reprimida que ya se está destapando”, remarcó, al alertar el mismo escenario catastrófico que planteó Milei el domingo de que el país estaría al borde de una hiperinflación de 15.000%.

“Estamos frente a la peor herencia de nuestra historia. Si seguimos como estamos, vamos inevitablemente al camino de la hiperinflación”, se justificó el ministro. Al inicio de su intervención dijo que el país tiene “un problema de adicción al déficit fiscal” y lo relacionó a la permanente toma de deuda del Estado, ya sea vía el mercado, el FMI o la emisión monetaria. Todo, habiendo sido él mismo como ministro de Mauricio Macri quien operó detrás del préstamos récord con el Fondo Monetario y colocar un bono a 100 años.

“Para muchos tomar deuda es como un capricho del ministro de Economía de turno. Ahora venimos a hacer lo opuesto a lo que se ha hecho siempre: venimos a solucionar este problema de raíz, justamente para no tener que padecer más estas consecuencias, más inflación y pobreza”, explicó sobre el déficit.