Día Mundial de la Esterilización Animal

El último martes de febrero se celebra el Día Mundial de la Esterilización Animal, una fecha que tiene una connotación y significado muy especiales para los amantes y defensores de las mascotas.

Se trata de controlar la población de mascotas evitando el sacrificio de animales sanos.

Este día fue proclamado por la Human Society Veterinary Medical Association en el año 1995, para ayudar a aumentar la conciencia sobre la necesidad de esterilizar y castrar, para salvar vidas de animales.

¿En qué consiste la esterilización de mascotas?

La esterilización consiste en la extracción quirúrgica de los ovarios y útero (en hembras), así como los testículos (en machos), para evitar la reproducción de crías y camadas.

Suponer que por el hecho de tener mascotas, éstas no son susceptibles de convertirse en animales callejeros y sin hogar, está muy alejado de la realidad.

Se estima que un elevado porcentaje de animales abandonados alguna vez tuvieron un hogar, y que posteriormente han sido dejados a su suerte por causas de diversa índole, siendo las más comunes la dificultad económica de mantener su alimentación y vacunas reglamentarias, así como la falta de pericia para adoptar y criar a una mascota como un miembro del grupo familiar.

La divulgación de información y ejecución de acciones por parte de organismos, fundaciones y ONG’s es fundamental para evitar la sobrepoblación de animales abandonados y control de la natalidad de las especies de perros y gatos, evitando así problemas de salubridad pública y ambiental.

¿Por qué debo esterilizar a mi mascota?

De acuerdo a estudios y recomendaciones efectuadas por médicos veterinarios, es de vital importancia esterilizar y castrar a nuestras mascotas, preferiblemente antes del primer celo, por las siguientes razones:

  • Ayuda a prevenir enfermedades, como infecciones uterinas (piometra) y el cáncer de mama en el caso de mascotas hembras; y en los machos previene el cáncer de testículos, el cual puede agravarse en el 50% de los perros y el 90% de los gatos. Otras enfermedades comunes a ambos géneros son las neoplasias y disfunciones articulares, dependiendo de la raza, género y edad de la mascota.
  • Evita la superpoblación canina y gatuna, debido a la proliferación de crías y camadas no planificadas, y que, de acuerdo a normativas sanitarias, pueden ser susceptibles de ser sometidos a eutanasia.
  • Beneficia el comportamiento de las mascotas, especialmente en la época de celo, y disminución de comportamientos agresivos.