CDD Agmer Uruguay por la Fuentealba: “Rechazamos y repudiamos las declaraciones de la vocal del CGE, Griselda Di Lello”

En la mañana de ayer, miércoles 16 de junio, la vocal realizó una entrevista en la Radio LT11, en el programa “Arriba la Mañana”, durante la cual hizo declaraciones que “no podemos dejar pasar y de rebatir, que ya son falaces”.

“La funcionaria comienza haciendo referencia a la intervención que pidió el CGE ante la Secretaría de Trabajo para poner fin al resguardo gremial definido en el último Congreso de Agmer, por el cual, los y las docentes realizamos nuestro trabajo de manera virtual, protegiendo de este modo nuestra salud y la de toda la comunidad educativa.

En este sentido, Di Lello nombra los decretos y resoluciones de la provincia y del CGE que estipulan las clases presenciales en todas las instituciones de Entre Ríos, a excepción del Gran Paraná y afirma: “los docentes deben estar en las escuelas trabajando presencialmente, ya que hay condiciones” “Se los ha vacunado en un 80% y del 20% restante, 10% corresponde a docentes que no han querido vacunarse y el resto, no pudo por estar en ese momento por estar con covid positivo”. Y luego agrega que: “Sanitariamente la situación está contemplada, están cuidados y vacunados”

Al respecto diremos, en primer lugar, que no hay condiciones epidemiológicas, sanitarias, edilicias ni de cuidados, para el dictado de clases presenciales.
La funcionaria hace referencia a un porcentaje de vacunación que es totalmente mentiroso y que se contradice, justamente, con los datos oficiales que reflejan que de 45.000 docentes un total de 29.109 recibieron la primera dosis y de ese total, 6.593 recibió la segunda. Es decir, que la vacunación con una dosis, alcanza alrededor del 64% de las y los docentes.

Y en este punto, seguimos denunciando que no hay un cronograma certero de vacunación, con criterios sanitarios definidos y remarcamos que la inoculación con 1 o 2 dosis, no evita contagiarse y necesitar internación, como también contagiar a otras personas.

Y además, no es la única condición que debe darse para una presencialidad segura.

La funcionaria focalizó su reclamos a los docentes, a quienes nos acusa de generar brechas entre alumnos y desigualdad, como si no fuese producto de la política educativa del gobierno que forma parte. Gobierno Nacional y Provincial que produjo que el 40% del alumnado del país, quede fuera del sistema educativa en 2020.

Pero significativamente, obvió hablar de la situación que atraviese el sistema de salud, con un 90% de ocupación total de camas de UTI, y que en algunos lugares –como Concepción del Uruguay- están al 100%.

Tampoco hizo referencia a la cantidad de contagios y de casos activos, ni a las bajas temperaturas que enfrentamos en aulas con ventanas y puertas abiertas, para garantizar la ventilación cruzada necesaria en este momento de la pandemia.

Además, evitó hablar de los y las docentes fallecidos/as por covid –una de ellas luego de esperar 15 días un traslado ya que no había cama de UTI en su localidad-.
Luego, en forma demagógica, la funcionaria hizo referencia a la que –según ella- fue una gran inversión de la gestión de Bordet en insumos para afrontar la pandemia, y plantea en forma de provocación, que es más bien un capricho de los/as docentes, no ir presencialmente porque esta patronal hizo protocolos, capacitaciones, vacunó a los docentes y pautó acuerdo salarial.
Sobre las vacunas, evitó decir que sólo el 30% de la población del país, está vacunada con una dosis y sólo el 6% con 2 dosis. Sobre protocolos y capacitaciones, volvemos a denunciar que es letra muerta si no se acompaña de presupuesto real. La gran inversión a la hace referencia la representante patronal en el CGE, es la fabulosa suma de entre 1.500 y 2000 pesos por escuela, para la compra de productos de limpieza. Y respecto de salario, o casualidad, no dijo que fue su gobierno el que propuso que el salario inicial de una docente sea hoy, es de 35mil pesos, cuando la línea de pobreza llega a los 64mil. Toda una definición de qué lado está la vocal del CGE.

Finalmente, hace hincapié en el derecho de los/as estudiantes a acceder a una educación de calidad, responsabilizando directamente a las y los docentes de agrandar la brecha y generar desigualdad, porque planteamos en este contexto actual, dar clases virtuales, priorizando el cuidado de nuestra salud y de toda la comunidad educativa. Y graciosamente, dice que el año pasado “nos quejábamos” de que no había condiciones para la virtualidad y que ahora “que podemos ir presencial”, queremos dar clases virtuales.
Una vez más, reafirmamos nuestra defensa a la educación presencial, pero cuando haya condiciones epidemiológicas, sanitarias, de higiene, edilicias y presupuestarias.
Y por eso, exigimos la virtualidad CON CONDICIONES.

Es el estado, y la gestión del gobierno que ella defiende, la que no garantizó todos los elementos indispensables en el 2020 , para que se pudiera en la virtualidad, poder tener un acompañamiento pedagógico del alumnado. Y pasado un año y medio estamos en la misma situación.
Es el gobierno que la vocal representa, el que debe destinar presupuesto para garantizar el acceso a la educación de todos/as los/as estudiantes: brindándoles dispositivos, conectividad, pero también, trabajo y vivienda a sus familias. Y descaradamente habla de la defensa de la educación pública, cuando son ellos los que destinan millones con subsidios a las privadas, dejan caer a pedazos las públicas, recortan el presupuesto para educación y salud, rebajan aportes patronales a la seguridad social, pero pagan puntualmente la deuda externa a los fondos buitres y bonistas y le pagan a los bancos 100 millones por mes por la bicicleta financiera de las Lelic.

Por todo esto, repudiamos las declaraciones nefastas de esta funcionaria, que están plagadas de cinismos y mentiras y reivindicamos el derecho legítimo de los y las trabajadores de la educación a proteger su salud, su vida y la de toda la comunidad educativa. Al mismo tiempo, insistimos en la necesidad de reforzar la lucha, continuar con asambleas y definir un plan de acción, con medidas contundentes, para arrancarle a la patronal, en este contexto, las condiciones para el desarrollo de las clases virtuales y que ningún/a alumnos/a quede fuera del sistema”.