Ladrón uruguayense condenado en Colón por robar con un arma de juguete

El fiscal Alejandro Perroud llevo adelante la IPP

Un sujeto oriundo de Concepción del Uruguay, fue condenado a prisión en audiencia de juicio abreviado en la ciudad de Colón, acusado de perpetrar un asalto con un arma de juguete.

Se trata de Néstor Nahuel Correa Arellano, de 28 años de edad, quien fuera representado por el defensor oficial Gustavo Goyeneche, en causa que llevara adelante el fiscal Alejandro Perroud.

Lo sucedido y una compleja investigación

El hecho por el cual fue condenado ocurrió el 7 de noviembre de 2020 a las 21:40 hs aproximadamente, cuando Néstor Nahuel Correa Arellano y un cómplice ingresaron al local “El Mayorista Litoral” situado en calle Pte. Perón n°517 de la ciudad de Colón, portando armas de juguete tipo pistola y revolver de color negras.

Allí redujeron al encargado del lugar, Aníbal Maximiliano Alonso, llevándolo a la oficina donde le exigieron que abriera la caja fuerte y se apoderaron de la suma de cuatrocientos mil pesos y un maletín con cheques y documentación, para luego darse a la fuga en un vehículo marca Fiat Palio color rojo.

Inmediatamente de ocurrido el hecho personal de Investigaciones y Criminalística de Colón, junto al fiscal, se constituyeron en el lugar del hecho, iniciándose la investigación, relavándose cámaras de seguridad de los alrededores, y del interior del local, encontrándose horas más tarde el maletín que había sido sustraído, el cual estaba en un volquete de calle Bolivar y Torrieri, de Colón, lo que permitió verificar otras cámaras de seguridad de una estación de servicios cercana, y precisar los datos del vehículo, que estaba afectado al servicio de remis. Todo esto permitió reconstruir la secuencia previa y posterior al hecho, y establecer la identidad de los posibles autores, en base a huellas digitales levantadas en la escena y a algunas particularidades físicas y de vestimenta de los mismos.

El 12 de noviembre, se practicaron allanamientos; en calle Lima y Pellenc,  donde  se secuestraron zapatillas marca Nike, la suma de 176.230 pesos, un teléfono celular, el Fiat Palio color rojo, que solía conducir Salgueiro, en cuyo interior había documentación relacionada a trámites judiciales del coimputado Correa Arellano. En la mesa del departamento sito en planta alta, había dos empaques de armas de utilería infantiles, a los que le faltaban ambas armas de juguete, una pistola y un revólver.

Simultáneamente una comisión policial allanó un domicilio de Concepción del Uruguay, en calle Zaninetti al 900, con resultado negativo; pero manejándose la hipótesis de que Correa Arellano solía pernoctar en el domicilio de Monteagudo al 400 de ésta ciudad, se solicitó la ampliación del allanamiento, donde se efectivizó la detención del mismo, además de secuestrarse una camisa de color rosado similar a la usada en el hecho, un teléfono celular, la suma 83.430 pesos. Pero el hallazgo más significativo fue el de dos armas de juguete, un revolver y una pistola, nuevas, de color negro, una de ellas entre la basura y la otra tirada en una jaula de conejos, que a simple vista encajan perfectamente en el envoltorio vacío de los juguetes hallados en el domicilio del otro imputado. A ambos objetos, pistola y revólver, les habían quitado un agregado plástico, generalmente de color llamativo que poseen en el extremo del cañón para darles apariencia de armas reales.

Del informe pericial respecto de los teléfonos celulares secuestrados, se pudo comprobar además que había existido comunicación entre los dos imputados.

Correa Arellano, que recientemente había cumplido una condena impuesta en el año 2015, participó de la audiencia desde la Unidad Penal Nº 4, donde permanece desde su detención, por videoconferencia. Reconoció haber participado en el hecho y aceptó la pena impuesta, ofreciendo además devolver el dinero faltante a la víctima.

En cuanto al otro coimputado, Adrián Salgueiro, de 31 años de edad, domiciliado en Colón, en diciembre se presentó la remisión a juicio y su situación se resolverá en un debate oral ante la Sala Penal de Concepción del Uruguay, ya que no fue posible arribar a un acuerdo de juicio abreviado.

La condena

Con todo esto, fue que las partes llegaron a un acuerdo de juicio abreviado para definir el futuro de Néstor Nahuel Correa Arellano, disponiéndose una pena de cuatro años de prisión, por el delito de robo con arma de utilería.

El juicio tuvo lugar en la Sala de audiencias del Juzgado de Garantías de Colón, con la presencia de la Jueza de Garantías,  Dra Natalia Céspedes, el Fiscal Dr. Alejandro Perroud y el Defensor Gustavo Goyeneche, en tanto que el imputado, participó mediante videoconferencia desde la Unidad Penal Nº 4.