jueves, agosto 5, 2021

Encontraron con vida a Maia Yael Beloso

Tras un intenso rastrillaje en el que participaron diversas fuerzas de seguridad, la nena fue hallada en el oeste del conurbano bonaerense. Fueron claves las había cámaras de seguridad que registraron su presencia en esa zona junto a su captor.

Maia Yael Beloso, la niña que el lunes a la mañana había desaparecido en Villa Cildañez, fue encontrada con vida. «Se encontró al masculino y la niña», confirmó la noticia un efectivo de la Policía Bonaerense esta mañana, en medio del operativo. Según trascendió Maia fue encontrada con vida y en buen estado de salud cerca de la estación de tren de Luján. El hallazgo se produjo en Las Heras y Gamboa, de Luján, y la niña estaba junto al hombre que se la llevó, Carlos Savanz.

“Ya apareció, está bien, está en un hospital, la están revisando, el hombre ya esta preso”, confirmó la abuela de Maia. «Esta riendose, está bien. Todavía no sabemos nada más”, dijo la mujer en la puerta de la casa donde fue llegando la familia.

Ante la desaparición de la pequeña el Ministerio de Seguridad nacional activó el Alerta Sofía, un sistema de difusión de búsqueda de niños, niñas y adolescentes extraviados, previsto para casos de extremo riesgo, y se puso en marcha un intenso operativo de búsqueda por parte de las policías de la Ciudad y bonaerense.

La desaparición de Maia se produjo a las nueve y media de la mañana del lunes. A esa hora se fue con Carlos Alberto Sierra (o Savanz), el sospechoso de haberla secuestrado, cuya captura fue ordenada el miércoles por la jueza en lo Criminal y Correccional Nº 57 Fabiana Galletti, que investiga el hecho.

Los investigadores lograron identificar al hombre y la niña en imágenes registradas por cámaras de seguridad en la estación Castelar del tren Sarmiento y otras zonas del conurbano bonaerense. 

Las filmaciones, de horas después de que se la llevara de la zona de Parque Avellaneda donde Maia vivía en situación de calle junto a su madre, permitieron reorientar la búsqueda hacia la zona de General Rodríguez y el zoológico de Luján, al que Savanz había prometido llevar a la niña, según su propia madre.