San José: Dictaron la prisión preventiva para el sujeto que abusó de una joven

El fiscal Alejandro Perroud lleva adelante la IPP

En audiencia desarrollada este jueves en la ciudad de Colón, ante la jueza de Garantías, doctora Natalia Céspedes, el fiscal de turno, doctor, Alejandro Perroud, se presentó para solicitar la prisión preventiva del sujeto acusado de abusar de una joven en la ciudad de San José.

El individuo imputado que se negó a declarar al ser notificado de los cargos, es Oscar Anibal Aguilera («Gato»), de 65 años, empleado municipal domiciliado en San José, quien es representado por el defensor particular.

En la audiencia el Fiscal relató los hechos que se investigan y valoró las evidencias con las que cuenta hasta el momento, señalando que el hecho encuadra en la figura de abuso sexual con acceso carnal, cometido el día domingo 13 a las 19 hs. aproximadamente, cuando según se investiga, Aguilera habría ingresado por la ventana a la casa de la víctima, una joven de 27 años, en San José, y la agredió sexualmente, para luego retirarse por el mismo lugar.

Una de las hijas de la víctima, de 8 años, fue quien dio aviso a un familiar sobre lo ocurrido. Según declaró aquella, el imputado la asediaba desde hacía alguno días, le hacía insinuaciones e incluso se había acercado hasta su casa cuando descubrió donde vivía.

Tendría antecedentes

Fuentes indicaron que este sujeto ya habría acosado anteriormente a otras mujeres del barrio, habiendo avisos a la Policía, aunque no habían radicado denuncia sobre lo ocurrido.

Luego del violento hecho del domingo, sí denunció en sede de Comisaría de la Mujer, y se ordenaron las primeras medidas.

En cuanto a la prisión preventiva, el fiscal solicitó 90 días a cumplirse en la UP Nº 4, teniendo en cuenta la gravedad del hecho, y la medidas de prueba que hay que producir y que demandarán tiempo (fundamentalmente la prueba genética sobre muestras que se levantaron en el allanamiento al domicilio del imputado y sobre las prendas secuestradas).

Perroud sostuvo que hay peligro de que el imputado en libertad pueda intimidar a la víctima, dado que sabe dónde vive, que vive sola con sus hijos de corta edad, y por la conducta precedente del mismo. Agregó que el hecho «parece salido de otra época», un aberrante ejemplo de cosificación de la mujer.

A su turno el defensor criticó la valoración de la prueba, sosteniendo la inocencia de su defendido y la inexistencia de riesgo procesal, y solicitó que se le otorgue prisión domiciliaria.

Tras los alegatos, la jueza Natalia Céspedes recordó la importancia de la perspectiva de género en éste tipo de casos y los Tratados Internacionales que rigen en la materia. Sostuvo que algunas de las medidas que restan producir pueden llevarse a cabo en un plazo menor al solicitado por la Ficalía y dispuso 30 días de prisión preventiva a cumplirse en sede de Jefatura Colón.