Tu esqueleto te trajo hasta aquí

Gimnasia igualó con Douglas Haig sin goles y quedó a siete puntos de Juventud Unida, que venció en Gualeguaychú a Sportivo Las Parejas. El arquero Fabricio Hernicot de la visita le atajó un penal a Luciano Leguizamón en el final del partido. En la próxima fecha visita a Boca Unidos en Corrientes.

En qué momento se jodió tanto el Lobo. Cuándo fue ese quiebre para que hoy todo sea cuesta arriba, con su símbolo histórico, en el podio de los tres mejores de su historia, malogrando un penal después de batallar con tozudez y talento en busca de un festejo que no llegó.

Gimnasia, apoyado por su gente que se sumó a esta patriada de mantener la categoría y que aún sigue en pie, tibiamente, pero en pie, salió a llevarse por delante al limitado Douglas Haig. Fue con más fervor que ideas. Apagado Oviedo, intermitente Vercellino, Leguizamón y Fonseca apuntalaban las esperanzas, que se fueron desvaneciendo con el paso de los minutos, cayendo en la lentitud que proponía –y le convenía- Douglas Haig. El contexto no ayuda, no aporta tranquilidad, trasformando todo en velocidad y centro. Anunciado, repetitivo, ante un rival limitado, casi un calco de los uruguayenses. El gol que llegó desde Gualeguaychú silenció todo, hasta el camino al descanso de los 22 jugadores.

El regreso fue para peor. Porque Douglas se afirmó en cierta seguridad en el fondo y los minutos pasaban goleando los nervios del Lobo. Todo fue chato. Hasta que los ingresos del retornado García y Javier Soto, más el tremendo coraje de Griego, cambiaron los diez finales que faltaban. Y como en este deporte, el contagio es fundamental, todo cambió. Lo metió al mil rayitas en su arco, fueron en busca del gol. López, los ingresados, Legui, todos. Merodearon el arco de Henricot, pero las piolas se movieron desde el lado de afuera.

Cuando todo se iba, Vercellino tiró un sombrero en la entrada del área, una mano que busca la redonda. Novelli Saenz se inclina sobre sus rodillas marcando el penal. García y Soto van a buscarlo a Legui. Lo abrazan, lo alientan. El diez se para mirando las gigantes manos que sobresalen sobre la tribuna norte. Cuatro pasos, a la izquierda del arquero, no muy esquinado. Henricot, cual largo es, va hacia ahí y derrumba todo. Sus manos se quedan con la globa, los gritos no son. Legui desparrama una lágrima de bronca y tristeza en el Núñez, que se va apagando en un empate que suma poco.

La gente reconoció el esfuerzo. Los hinchas putean al cielo. El descenso corre a cien con el Lobo en reversa. Será difícil. Lo mantiene vivo la historia, el coraje de varios de sus pibes y su referente, que ayer se fue más dolorido que nunca.

Y todos nos fuimos con esa pregunta: en qué momento nos jodimos tanto…

No es con Jara

Diego Jara llegó hace cinco partidos. Es cierto que esta fuera de estado y falto de fútbol. Pero ni es el culpable de esto que sufre hoy Gimnasia.  Lejos esta de ser el culpable de esta situación como así tampoco ofrece soluciones. Pero no es responsable de todo este panorama negro del Lobo. La decisión de su llegada y la presencia en la cancha es de los dirigentes y del DT. Nos equivocamos si esperamos a ese enorme goleador que fue hace una década. Hoy es su recuerdo mientras apuesta a una pelota que le quede picando o un centro preciso. Algo que este equipo, este momento de Gimnasia, no puede ofrecerle.

 

Síntesis

Gimnasia 0: Lucas De León; Leonel López, Ricardo Bernay, Juan Manuel Gómez y Agustín Griego; Matías Fonseca, Enzo Oviedo, Pablo Vercellino y Maxi Badell; Luciano Leguizamón y Diego Jara. DT: Hilario Bravi.

Douglas Haig 0: Fabricio Henricot; Martín Pucheta, Nicolás Henry, Rodrigo Chávez, Damián Bastianini, Leonardo Sánchez, Esteban López, Luis Solís, Alcides Miranda Moreira, Franco Coronel y Ricardo Villar. DT: Sergio Arias.

Cambios: Javier Soto por Griego, Agustín García por Jara y Nicolás Músico por Fonseca (G). Ezequiel Santangelo por Chávez, Robertino Serrato por Villar e Iván Verdini por Coronel (DH).

Suplentes: Góngora, Ríos, Solano y Thea (G). Mazza, Pesce, Sauco y Lobotti (DH).

Amarillas: Griego, Oviedo y Leguizamón (G). Henricot, Henry, Bastianini y Villar (DH).

Incidencias: 90´ Fabricio Hernicot (DH) le atajó un penal a Luciano Leguizamón.

Arbitro: Novelli Sanz. Estadio Núñez.