Impresiones de una familia bonaerense en Colón | 03442.com.ar

Impresiones de una familia bonaerense en Colón

Share Button

En auto desde Buenos Aires, la aventura empieza al cruzar el puente Zárate – Brazo Largo que une a la reina del plata con la provincia de Entre Ríos. Viajar a Colón con la familia puede resultar de lo más atractivo.

El cruce de dos mega puentes erigidos como los guardianes de la ruta permiten ver la inmensidad de los ríos y las ciudades que desde ellos se aprecia. Los niños, atraídos por la altura y el panorama extraordinario.

Al llegar por primera vez a las costas del río Uruguay, el contraste con el mar atlántico para quien ha vacacionado innumerable veces en la costa argentina es fuerte. Pero este es el cuarto año consecutivo que viajamos con la familia a alguno de los siempre cómodos alojamientos en Colón.

No sólo por eso, sus cabañas alejadas del centro, sino porque las playas regalan paz, tranquilidad, no hay viento y no nos tenemos que preocupar por las olas y los niños que van y vienen, ni por el miedo a que se pierdan entre tanta gente como suele ocurrir en la costa atlántica.

El clima que nos tocó

Otro factor climático a favor es que siempre hay sol. Sí, aunque llueva un día, o amanezca nublado, durante la jornada todo mejora o, a más tardar, al otro día. Este verano sufrimos la crecida del río Uruguay desde diciembre, pero por suerte cuando arribamos ya estaba bajando y pudimos disfrutar todos los días de playa.

Por otra parte, los precios siempre están acorde a la situación de los turistas que en su mayoría son de clase media. No como en la costa que llega la temporada y los precios escalan hasta las nubes, tratando de sacar provecho de los gastos de los visitantes.

“Colón, Entre Ríos” Foto Rodrigo Paredes

En Colón la gente es amable y buena. Pareciera que no tuvieran maldad. Gente trabajadora y animada. No salen a matar a los turistas con los precios; aún sabiendo que este 2019 no regaló una buena temporada. El valor de los hospedajes estaban bien. Nosotros estuvimos en el complejo El Reencuentro, con pileta y estacionamiento; altamente recomendable

Nosotros comíamos en uno de los hoteles de Colón, frente a la plaza. Siempre buenos precios y la mejor calidad en sus comidas. Tenían menúes para todos los gustos, incluso nos simplificaba mucho el que tuvieran un menú infantil. Imbatible la picada de mariscos, realmente muy buena y abundante. Además, ofrecían una buena cantidad de tragos y cafetería.

Salidas y visitas

A la noche, salíamos a dar una vuelta por el centro, que no es muy grande, pero está bastante nutrido de restaurantes, paseos artesanales y un shopping con cine incluido. Infaltable asistir a la peli para niños y después terminar la noche en los jueguitos electrónicos del piso más alto. Otro paseo recomendado es el complejo acuático de Concepción del Uruguay, sobre la ruta a unos escasos kilómetros de Colón.

No queremos dejar de mencionar el gran nivel de las termas, tanto de Colón como las de San José; ni tampoco olvidarnos de que hemos pasado una tarde genial en la granja de La Administración donde almorzamos picada bien casera y recorrimos el lugar dándole de comer a decenas de animales que se los notaba muy bien cuidados. Nos sorprendió los mágicos colores del tucán, que parecen de peluche, y las cantidad de cabras.