Una ciudad sucia y peligrosa por la cartelería política desprolija y sin controles

Poco cuidado sobre los bienes públicos están haciendo quienes se postulan para administrar la intendencia de Concepción del Uruguay. Pasacalles, pancartas, afiches y pegatinas de todo tipo han convertido los lugares de paseo y de tránsito en muestras caóticas de desprolijidad y poca responsabilidad sobre los espacios públicos.

Cartelería atada con alambres colgando de postes de alumbrado público, pegatinas repetidas sobre las mismas columnas y pesadas pancartas de madera están pendiendo de las nuevas columnas del alumbrado led recién colocado, transformando todo el sistema en un peligro para los transeúntes ante eventuales caídas de los carteles o daños al sistema eléctrico.

Uno de los puntos más preocupantes de la realidad que viven hoy los espacios públicos de concepción del Uruguay es que muchos de los postulantes a la intendencia son actuales funcionarios municipales, los cuales deberían ser quienes dieran el ejemplo sobre el cuidado que merecen todos estos lugares.

Como para muestra de los riesgos que representa toda esta parafernalia política precaria y poco segura basta mostrar los daños producidos ante un temporal de viento como el que tuvo lugar este lunes por la mañana, donde hubo postes caídos y muchos de estos carteles volaron sin rumbo.

Aún no han cerrado las listas y la ciudad presenta un aspecto caótico. El 23 de febrero recién se presentarán las listas, el 14 de abril serán las PASO y recién en el mes de junio tendrán lugar las elecciones generales. Faltan cuatro meses de campaña, si este es el estado que presenta hoy la ciudad, en cuatro meses ya no habrá lugar por donde pasar y la poca limpieza de la ciudad habrá desaparecido por completo.