Probation: Pidieron disculpas a la víctima y ofrecieron reparación monetaria | 03442.com.ar

Probation: Pidieron disculpas a la víctima y ofrecieron reparación monetaria

Share Button

 

En audiencia desarrollada este lunes por la mañana en el Juzgado de Garantías de Concepción del Uruguay, dos de los acusados de lesiones al propietario de la casilla incendiada en el Barrio La Tablada fueron beneficiados con la suspensión de juicio a prueba.

Por otra parte, tal como lo informara 03442, otro de los imputados, pidió el arresto domiciliario por problemas de salud que le impedían dormir en la cárcel, lo que finalmente se le concedió.

Se trató de Pedro Celestino Cáseres “Catinga” de 47 años y a Martín Andrés Cáseres “Niki” de 43 años, quienes son representados por el defensor particular, doctor Pablo Sotello.

Loa acusados ofrecieron sus disculpas a la víctima, el cartonero Pedro Pascual Persi, al tiempo que le abonarán de 2 mil pesos, más 2 mil ladrillos para que de esta maneta pueda llegar a reconstruir su vivienda, medida que fue aceptada por la fiscal interviniente, doctora Gabriela Seró, quien valoró la actitud de ambos imputados de reparar los daños, como así también el hecho de que ambos no tienen antecedentes penales.

Para poder descansar.

Por otra parte, se trató el caso de Emilio Felipe Cáceres “Ruso o Lautaro”, quien en esta oportunidad fue representado por la defensora oficial, doctora Valeria Irel, en representación del defensor Nicolás Gazali.

La defensora solicitó el arresto domiciliario en la casa de la hermana de “Lautaro” en Villa Mandarina, al otro extremo de la ciudad con relación al barrio La Tablada, por lo que en esta oportunidad la fiscal no se opuso a la medida teniendo en cuenta su situación personal y su estado de salud, con el agredo de que no tiene antecedentes penales, pero solicitó medidas de coerción, que deberán ser cumplidas o su situación se complicaría seriamente.

Tras la audiencia, la jueza de Garantías, doctora Alejandrina Herrero hizo lugar a la suspensión del juicio a prueba para Pedro y Martín Cáceres, imponiéndoles además de las reparaciones ofrecidas, 10 horas mensuales de trabajo comunitario no remunerado en beneficio del CIC, con las medidas solicitadas por la fiscal, todo ello por el plazo de un año.

Respecto a Emilio Felipe Cáseres, la magistrado hizo lugar al arresto domiciliario bajo el cuidado de su hermana.