La Fiscalía tomó declaración a la mamá de la niña supuestamente abusada | 03442.com.ar

La Fiscalía tomó declaración a la mamá de la niña supuestamente abusada

Share Button

 

La causa que se está llevando adelante por la niña de 16 meses internada en el hospital Justo José de Urquiza, por supuesto abuso sexual, sigue su marcha y genera estupor en la comunidad, más aún tras las declaraciones que realizaran médicas del nosocomio de Concepción del Uruguay.

A raíz de esto, 03442, como se informa en nota aparte, dialogó con el Copnaf, pero también hizo lo propio con el fiscal interviniente, doctor Fernando Martínez Uncal, intentando tener la palabra oficial sobre lo que se hizo en relación al caso.

El fiscal N° 3, fue claro y contundente al señalar que el sábado, cuando se comunicó la novedad desde el hospital, se dispuso la inmediata intervención de la médico de la Policía, quien informó que la niña presentaba eritemas (término médico dermatológico para un enrojecimiento de la piel condicionado por una inflamación debida a un exceso de riego sanguíneo mediante vasodilatación. El eritema es un signo de distintas enfermedades infecciosas y de la piel), en zona perianal y vaginal.

“La medica señaló que no se podía determinar si se debía a una enfermedad o a un abuso y que para eso había que contar con estudios de laboratorio y un informe ginecológico. Es por eso que se liberó un oficio al hospital para que se remita la historia clínica de la paciente, el cual nos fue entregado recién este viernes. Dimos intervención al Copnaf, que se hace por el protocolo interinstitucional, y también al Ministerio Pulpilar, esperando los informes correspondientes”, detalló Uncal.

Por otra parte dijo que “Este informe no había sido recibido y nos enteramos por los medios que las médicas salieron a hablar sobre el caso, sin comunicarnos a nosotros como debió suceder. El médico forense fue este jueves al hospital y confirmó que la niña tiene sífilis (estudio que se realizó el 17 y se dio a conocer el 20), lo que recién este viernes no informa oficialmente el hospital, confirmándose que la madre no tuvo ese antecedente de enfermedad, lo cual indicaría que podría tratarse de un abuso sexual, sin certeza, ya que las lesiones se condicen con la enfermedad pero no implica abuso”.

Declaró la madre de la beba

Uncal confirmó que este viernes concurrió a su despacho la mamá de la beba, quien confirmó que ella no tenía antecedentes de la enfermedad y que a los 3 meses de embarazo los estudios no dieron ese diagnóstico. No obstante esto, la madre de la niña dijo que desde ese momento no se hizo más estudios, pero confirmó que en su casa tiene 3 hermanas con sífilis, dos de las cuales no se han sometido a tratamiento alguno, que mantendrían una vida promiscua, relaciones que se desarrollarían en la misma casa donde vive la niña.

“Esto nos llevó a generar numerosos interrogantes que fueron transmitidos al Cuerpo de Médicos Forenses, enviándose oficio al doctor Moyano en Paraná, aprovechando que el doctor Siemens concurrió a un curso, para determinar si hubo un abuso y no descartar otras posibilidades, ya que estamos ante una enfermedad que no es necesariamente de transmisión sexual. La misma madre de la niña duda sobre el uso de elementos de higiene usados en la menor con posible contaminación, y no debemos olvidar las condiciones de vida en ese grupo familiar, que vive sumida en la pobreza, pero que nunca tuvieron denuncias por abusos sexuales para ningún integrante”, explicó detalladamente el fiscal.

Uncal recalcó que no se puede confirmar el abuso por el momento y además recordó que los análisis de la madre se ordenaron inmediatamente, ya que ella misma confirmó que sigue amamantándola.

“Recién este jueves al conocerse los resultados oficialmente se dispuso que se tomen muestras de sangre y se dispuso que la niña siga internada, donde estará mejor protegida y contenida y así continuará hasta que se tengan resultados”, dijo Uncal.

Finalizando, el fiscal dijo que se informó todo al Procurador, doctor Jorge Amilcar García quien solicitó se le envíe lo actuado y que seguramente se contactará con el Ministro de Salud para analizar si se incurrió en la violación de los derechos del paciente y el secreto profesional, ya que se pretende conocer cómo llegó a la prensa y no a quienes debía informarse, que estaban esperando los resultados a las pruebas ordenadas.