Impuesto a embarcaciones: Melchiori solicitará a la ATER que evalúe el caso de Islas | 03442.com.ar

Impuesto a embarcaciones: Melchiori solicitará a la ATER que evalúe el caso de Islas

Share Button

“En nuestro Depto. las lanchas son herramientas de trabajo, no bienes de lujo” manifestó el senador.

El representante de Islas del Ibicuy en el Senado, Eduardo Melchiori (FpV), manifestó su preocupación ante la determinación de la Administradora Tributaria de Entre Ríos (ATER) de cobrar impuesto a las embarcaciones y no aclarar qué sucede con zonas como la de su Departamento donde, “las lanchas son herramientas de trabajo, no bienes de lujo”.

Esta semana el ente recaudador provincial informó que, según registros de Prefectura Naval, en Entre Ríos existen unas 8 mil embarcaciones de distinto porte y valor tasadas por encima de los 10 mil pesos. De esta suma, sólo 2.500 están inscriptas y pagan el impuesto correspondiente.

Melchiori también hizo referencia a las declaraciones del titular de la ATER, Marcelo Casaretto, quien afirmó que  quiere dar un “mensaje simbólico fuerte” para que se pague como corresponda sobre los bienes suntuarios. Sobre esto último el legislador aclaró que, “en un Departamento como el nuestro, la lancha no es un bien suntuario, sino que es el medio de transporte para docentes, alumnos y vecinos; la herramienta de trabajo de los pescadores; el medio para sacar el fruto de lo que se produce en las islas, etc.”.

Finalmente, el senador del sur entrerriano se mostró optimista en cuanto a la resolución que tomará la ATER ante su requerimiento de examinar el caso puntual de Islas. “Marcelo (Casaretto) es un funcionario abierto a las peticiones, sobre todo si están fundamentadas en el sentido común” concluyó.

ATER y las embarcaciones

El titular de la Agencia Tributaria de Entre Ríos (ATER), Marcelo Casaretto, espera que los 5.500 titulares de embarcaciones que poseen una valuación de mercado de más de $10.000, y que tienen fondeo, amarra o guardería en Entre Ríos, concurran de manera voluntaria hasta las oficinas del ente recaudador para empadronarse y comenzar a tributar el 1% del valor del vehículo en forma anual.

Si bien la participación de esta categoría bajo el ítem “Impuesto Automotor” es baja y la recaudación en términos cuantitativos de esta alícuota lo es también, el funcionario entiende que “la sociedad necesita también símbolos que el Estado cobra a todos, y que no es posible que un Fiat Duna está pagando impuesto y un yate o velero no tribute, tratándose de población con capacidad contributiva y del sector ABC 1 (categoría más alta del segmento económico) de la sociedad”.

Esta cuestión simbólica tiene que ver con que los bienes suntuarios sean parte del esquema tributario provincial, y, según los datos que posee la Prefectura Naval Argentina, con sede en Entre Ríos, existe un total de 8.000 embarcaciones, de las cuales sólo 2.500 se encuentran empadronadas. De allí que la ATER abrió el registro para que en el transcurso de este mes de octubre se produzca un registro voluntario de todos aquellos que aún no lo hicieron.

En este marco, Casaretto aseguró que se realizarán inspecciones en los clubes y entidades que poseen guardas y marinas y que poseen registros de las embarcaciones que allí se alojan, y al cabo del lapso establecido se aplicarán multas importantes. De acuerdo al artículo 6º de la resolución Nº 282 de la ATER establece que “los titulares y/o poseedores de las embarcaciones referenciadas no adhiera al presente Régimen de Inscripción o Reempadronamiento dentro del plazo establecido en el artículo 3º, serán sancionados con una multa automática de pesos cinco mil ($ 5.000)”.

En cuanto al sector que es objeto de la tributación, el artículo 256º del Código Fiscal asegura que por cada vehículo automotor radicado o cuya efectiva guarda habitual se registra en la provincia se pagará anualmente un impuesto de conformidad del presente título, quedan excluidos de este los vehículos remolcados y las embarcaciones afectadas a actividades deportivas o de recreación propulsadas principal o accesoriamente por motor. Respecto a embarcaciones se entenderá que están radicadas en la provincia a aquellas que tengan su fondeadero, amarre o guardería habitual en el territorio.

Y en este marco los clubes y asociaciones que ofician de guarda tendrán una responsabilidad especial, ya que el artículo 258º del Código asegura que deberán llevar un registro “a los efectos de la ley, con la constancia del pago del impuesto respectivo. Este registro tendrá carácter de declaración jurada, y en caso de comprobarse falsedad, las entidades referidas serán solidariamente responsables por el pago del impuesto, sus multas y accesorios”, expresa el texto de la ley.

Según dijo Casaretto a El Diario, no existen más de 10 clubes de este tipo en la provincia, por lo que las inspecciones que se realicen permitirán rápidamente determinar quiénes pagan y quiénes no, y caer con la multa.